República Bolivariana de Venezuela
En su nombre:
Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes
de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia
Sala de Juicio - Juez Unipersonal No. 4

Expediente: 10226.
Causa: Restitución de Custodia.
Demandante: Belkis Carmen Colina Partida.
Demandado: Richard Alberto Briceño Pernía.
Apoderada Judicial: Rosa Alba Chacín Caballero.
Niñas: (se omiten los nombres de los niños, niñas y adolescentes por razones de confidencialidad).

PARTE NARRATIVA

Compareció ante este Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, Sala de Juicio – Juez Unipersonal No. 4, la ciudadana BELKIS CARMEN COLINA PARTIDA, venezolana, mayor de edad, titular de la cédula de identidad No. V.-15562652, domiciliada en el Municipio Maracaibo del Estado Zulia, asistida por el abogado GETULIO RAMÓN REVILLA BORJAS, inscrito en el inpreabogado bajo el No. 19524, a intentar demanda de Restitución de Custodia, en contra del ciudadano RICHARD ALBERTO BRICEÑO PERNÍA, venezolano, mayor de edad, titular de la cédula de identidad No. V.-14006007, del mismo domicilio, en relación con las niñas (se omiten los nombres de los niños, niñas y adolescentes por razones de confidencialidad), de nueve (09), siete (07) y cinco (05) años de edad, respectivamente.

Cumpliendo las formalidades de ley, este Tribunal admitió la anterior demanda y citó a la parte demandada.

En escrito de fecha 17 de enero de 2007, el ciudadano RICHARD ALBERTO BRICEÑO PERNÍA, asistido por la abogada ROSA ALBA CHACÍN CABALLERO, inscrita en el inpreabogado bajo el No. 27367, dio contestación a la presente demanda.

Verificada la notificación de la Fiscal Especializada del Ministerio Público, en fecha 16 de septiembre de 2008, el Juez Unipersonal No. 4, abog. MARLON BARRETO RÍOS, se avocó al conocimiento de la presente causa.

Con esos antecedentes, este órgano jurisdiccional pasa a decidir en base a las siguientes consideraciones:

PARTE MOTIVA
ÚNICA

En esta orden de ideas esta juzgadora, tomando en consideración el contenido del artículo 267 del Código de Procedimiento Civil, el cual establece:

“Toda instancia se extingue por el transcurso de un año sin haberse ejecutado ningún acto de procedimiento por las partes”.

El autor argentino Hugo Alsina, explica de forma espléndida la figura de la perención, en su obra titulada Tratado Teórico Práctico de Derecho Procesal Civil y Comercial, segunda edición, IV Tomo, Juicio Ordinario, Ediar Soc. Anos. Editores, Buenos Aires, Argentina, 1961, Pág. 423 a 425, de la siguiente manera:

“1) Concepto.
a) El interés público exige que los procesos no permanezcan paralizados indefinidamente; no sólo porque la subsistencia de la litis es contraria al restablecimiento del orden jurídico, sino porque la relación procesal también comprende al órgano jurisdiccional, y esa vinculación no puede quedar supeditada en el tiempo al arbitrio de las partes, a quienes en materia civil corresponde el impulso del procedimiento.
b) Por eso, así como la prescripción se funda en una presunción de abandono del derecho, la inactividad de las partes importa una presunción de abandono de la instancia. El proceso se extingue, entonces, por el sólo transcurso del tiempo cuando los litigantes no instan su prosecución dentro de los plazos establecidos por la ley. Este modo anormal de extinción se designa con el nombre de perención o caducidad de la instancia, (de perimere, destruir, anular; instancia, impulso, obrar en juicio) y está reglamentado por la ley N°. 14.191.”

Es decir, que la perención se basa en una condición objetiva, que consiste en el transcurso de un año de inactividad por las partes. Es así como se refleja la intención del legislador, de evitar que los juicios se prolonguen indefinidamente en el tiempo, como también de librar a los Tribunales del deber de dictar nuevas providencias en casos presuntamente abandonados por los litigantes.

Por las razones antes expuestas, el proceso ha perimido y se ha extinguido la instancia por caducidad procesal, que impide el libre acceso a la Jurisdicción y a la efectiva tutela judicial, habida cuenta que la parte demandante abandonó la actividad procesal y con ello hizo cesar el conflicto de intereses, toda vez que los juicios como enfermedad social, deben ser resueltos por la Jurisdicción en su función pública para establecer la Paz con Justicia; mas entonces, al abandonar el mismo la parte actora, hace cesar el conflicto en su propia voluntad por auto composición procesal, y así se declara.

Examinadas las actas procesales, observa este Tribunal que desde el día 17 de enero de 2007 hasta la presente fecha, ha transcurrido mas de un año sin que ninguna de las partes realizara algún acto de impulso procesal, por lo que la situación planteada se encuadra perfectamente dentro de los parámetros establecidos en el articulo supra señalado, por lo que la presente causa se encuentra perimida. Así se declara.

PARTE DISPOSITIVA
DECISION

Por los fundamentos expuestos, este Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, Sala de Juicio – Juez Unipersonal No. 4, administrando justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por autoridad de la Ley, declara:

a) Perimida la instancia en el presente juicio de Restitución de Custodia, incoado por la ciudadana BELKIS CARMEN COLINA PARTIDA, en contra del ciudadano RICHARD ALBERTO BRICEÑO PERNÍA.

b) Terminada la presente causa; en consecuencia, se ordena el archivo del expediente.

No hay condenatoria en costas de conformidad con el artículo 283 del Código de Procedimiento Civil.

Publíquese, Regístrese y Notifíquese. Déjese copia certificada por Secretaría. Dada, firmada y sellada en la Sala No. 4 del Despacho del Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, en Maracaibo a los 16 días del mes de septiembre de 2008. 198º de la Independencia y 149º de la Federación.
El Juez Unipersonal No. 4

Abog. Marlon Barreto Ríos
El Secretario

Abog. Arael Rodríguez García

En la misma fecha se dictó y publicó la anterior resolución en el libro de Sentencias Interlocutorias llevado por este Tribunal en el presente mes y año, bajo el No. 54 y se libraron boletas de notificación. La Secretaria.

MBR/kpmp.
Exp. 10226.