REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
PODER JUDICIAL
DIRECCIÓN EJECUTIVA DE LA MAGISTRATURA

TRIBUNAL DEL MUNICIPIO COLON Y FRANCISCO JAVIER PULGAR
DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO ZULIA


EXP: 08-2759
CAUSA: OBLIGACIÓN ALIMENTARIA
PARTES:
Demandante: LENIS MARIA VELAZCO DE FORMICA
Abogado Asistente: CARMEN ELENA CAMARILLO DE GONZALEZ
A favor de los menores: MIGUEL ALEJANDRO, FRANCISCO MIGUEL y ANGÉLICA VERUZCA FORMICA VELAZCO;
Demandado: MIGUEL ANGEL FORMICA

PARTE NARRATIVA

Consta de las actas que la ciudadana LENIS MARIA VELAZCO DE FORMICA, venezolana, mayor de edad, casada, titular de la cédula de identidad Nº V-10.685.472, domiciliada en Jurisdicción del Municipio Colón del Estado Zulia, asistida por el abogado CARMEN ELENA CAMARILLO DE GONZALEZ, inscrita en el Inpreabogado bajo el No. 34.344, titular de la Cédula de Identidad No. 4.332.359; actuando en representación de los ALEJANDRO, FRANCISCO MIGUEL y ANGÉLICA VERUZCA FORMICA VELAZCO; de 15, 15, y 10 años de edad respectivamente; intentó demanda de OBLIGACIÓN DE MANUTENCIÓN en contra del ciudadano MIGUEL ANGEL FORMICA, venezolano, mayor de edad, casado, titular de la Cédula de Identidad Nº V-10.684.566, quien actualmente se desempeña como electricista en la Empresa Servicios Profesionales Colón, la cual se encuentra dentro del Hospital Genral Santa Bárbara, Parroquia Santa Bárbara de Zulia, Municipio Colón del Estado Zulia; de este domicilio; manifestando que de la relación con el mencionado ciudadano procrearon a sus menores hijos antes nombrados, pero que el prenombrado ciudadano desde que se separaron dejó de cumplir con las obligaciones alimentarias para con sus hijos, habiendo sido infructuosos los intentos para que el prenombrado padre cumpla cabalmente con dicha obligación de pensión de alimento; razón por la cual demanda de conformidad con lo establecido en los Artículos 30, 365 y 366 de la Ley Orgánica de Protección del Niño y del Adolescente, en concordancia con lo establecido en el artículo 381 de la misma ley; al ciudadano MIGUEL ANGEL FORMICA, para que convenga en otorgar la correspondiente pensión de alimento o en su defecto sea obligado por el Tribunal.

El anterior escrito se le dio el curso de Ley, mediante auto de fecha trece (13) de Noviembre del 2008, ordenando en la pieza principal la citación del demandado, y la notificación del Fiscal del Ministerio Público, y ordenándose en la pieza de medida retener el treinta (30%) de las prestaciones sociales, a favor de los menores de autos por lo que se ofició al Jefe de Personal de la Empresa Servicios Profesionales Colón, para que haga la retención de ley.-

En fecha veinte (20) de Noviembre de 2008; la ciudadana Lenis Maria Velazco de Formica, asistida por la abogada Carmen Elena Camarillo de González, identificada ut supra, confirió Poder Especial Apud-Acta a la mencionada abogada.-

En fecha veinte (20) de noviembre del año 2008, la ciudadana Lenis Maria Velazco De Formica, asistida por la abogada Carmen Elena Camarillo De González, le dio impulso procesal a la presente solicitud.-

En fecha diez (10) de diciembre del 2008 fue notificado el representante del Ministerio Público.-

En fecha diez (10) de diciembre del 2008, se encuentran boleta de citación del demandado dejando constancia que fue citado por el alguacil del Tribunal.-

En fecha dieciséis (16) de diciembre de 2008, oportunidad señalada por el Tribunal a fin de celebrar el Acto Conciliatorio entre las partes, habiéndose hecho el anuncio de Ley por el ciudadano Alguacil de éste Tribunal, se dejó expresa constancia que no compareció la parte demandada ni por si ni por medio de apoderado judicial alguno, dejando constancia que compareció la demandante acompañado de su apoderado judicial.-

Siendo la oportunidad para la promoción de pruebas y abierto el lapso del mismo se deja constancia que ninguna de las partes hizo uso del lapso legal.-

En fecha dieciséis (16) de Diciembre del 2008, el demandado de autos asistido por el abogado en ejercicio Niexer Orlando Carruyo, inscrito en el Inpreabogado bajo el No. 91.240 y de este domicilio, consignó escrito donde le hace un ofrecimiento a la demandante de autos.-

En fecha dieciséis (16) de Diciembre de 2008, se recibió oficio emanado de la empresa Servicios Profesionales Colón, C.A., que se encuentra en el Hospital General III de Colón, donde informa el salario que devenga el demandado de autos como obrero en la mencionada empresa.-

En fecha quince (15) de Enero del año en curso, vencido como se encuentran los lapsos procesales de promoción y evacuación las pruebas se dijo visto para sentenciar la presente causa.-

Hecho así el resumen de este asunto tal como lo exige el Ordinal Tercero del Artículo 243 del Código de Procedimiento Civil, entra ahora el Tribunal a determinar si es procedente o no la presente acción, habida cuenta que solo la parte demandante hizo uso del lapso probatorio legal correspondiente, y en virtud del articulo 369 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente.-

NARRADOS COMO HAN SIDO LOS HECHOS CONCERNIENTES A LA PRESENTE DEMANDA, ESTE JUZGADO PASA A DECIDIR EN LOS SIGUIENTES TERMINOS:

PARTE MOTIVA

La acción esta basada en causa legal y en sustanciación del presente procedimiento se ha cumplido con todas las formalidades de Ley. ASI SE DECLARA.

La obligación alimentaria es el deber de una persona de suministrarle a otra los medios necesarios para la subsistencia. En el caso de la persona que no ha alcanzado la mayoría de edad, esta obligación es incondicional, lo cual implica que la necesidad del niño o adolescente no requiere ser demostrado en juicio.

En el sentido antes expresado, se debe señalar que esta obligación alimentaria incondicional, esta regulada en el ordenamiento jurídico venezolano en el Artículo 76 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y en los Artículo 365 y siguientes de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente. Conforme lo establecido en el Artículo 365 de la Ley Orgánica:

“La obligación alimentaria comprende todo lo relativo al sustento, vestido, habitación, educación cultural, asistencia y atención médica, medicinas, recreación y deportes, requeridos por el niño y por el adolescente”

Con el cumplimiento de dicha obligación se garantiza derechos esenciales para el desarrollo integral del niño y del adolescente tales como: Nivel de vida adecuado (artículo 30 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente), salud y servicios de salud, educación, recreación (artículos 4, 53 y 61 ejusdem), y debido al carácter de indivisibilidad e interdependencia de los derechos humanos, el incumplimiento de la obligación alimentaria amenaza o viola otros derechos además de los mencionados, incluyendo el derecho a la vida.

Ahora bien, en el caso de autos no habiendo demostrado el demandado de autos el cumplimiento regular continuo que requiere la obligación alimentaria, a favor de sus menores hijos de nombre ALEJANDRO, FRANCISCO MIGUEL y ANGÉLICA VERUZCA FORMICA VELAZCO; de 15, 15, y 10 años de edad respectivamente, cuya filiación con respecto a sus padres esta probada, de acuerdo a las copias certificadas de las Partidas de Nacimiento que fueron acompañadas como instrumento anexo a la demanda, inserta a los folios tres (03), cuatro (04) y cinco (05), la cual no fue tachada en la oportunidad legal correspondiente, razón por la cual este Tribunal les asigna todo su valor probatorio, quedando así demostrada la filiación de los menores con respecto a sus padres y por lo tanto el derecho a reclamar alimento y el deber de estos de suministrarlos. ASI SE DECIDE.

En cuanto a las pruebas consignadas por la parte demandante este Juzgador observa:

1.- Al folio tres (03), cuatro (04) y cinco (05), del expediente, se encuentran insertas Partidas de Nacimiento que fueron acompañadas como instrumento anexo a la demanda la cual como fue decidido ut supra este Juzgado le asigna valor probatorio.-

2.- Al folio siete (07), se encuentra inserta acta conciliatoria entre los ciudadanos MIGUEL ANGEL FORMICA y la ciudadana LENIS MARIA VELAZCO DE FORMICA; por ante la defensa pública de Santa Bárbara de Zulia, de fecha 15 de Septiembre del año 2008; por lo que el Tribunal le asigna valor probatorio, ya que es plena prueba, otorgada por ante un Funcionario Público la cual equivale a documento público por lo que merece fe pública y veracidad.-

Ahora bien, analizados los alegatos y estando plenamente demostrada la filiación y minoridad de los niños identificado supra, corresponde a este Juez del Municipio Colón y Francisco Javier Pulgar de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, establecer las cantidades de dinero que en forma periódica el ciudadano MIGUEL ANGEL FORMICA, debe suministrarle a sus hijos, por concepto de Obligación de Manutención a la cual se contrae el contenido del ya referido artículo 365 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente.- Esto por cuanto es un hecho notorio que los niños no pueden satisfacerse por si mismos sus propias necesidades, por lo que deben contar con el aporte de sus progenitores para alcanzar un normal desarrollo de sus capacidades. En virtud de ello, el artículo 369 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y “el monto de la obligación alimentaría se fijará en salarios mínimos y debe preverse su ajuste en forma automática y proporcional, sobre la base de los elementos antes mencionados, teniendo en cuenta la tasa de inflación determinada por los índices del Banco Central de Venezuela”. Así, considera este Juzgador que para dar cumplimiento al mandato constitucional y biológico que le es asignado al padre y a la madre, es necesario equilibrar la capacidad económica del obligado con el resto de sus obligaciones, como miembro de la sociedad donde se desenvuelve. La capacidad económica del obligado en la actualidad es determinada según escrito dirigido a este Despacho en fecha diecisiete (17) de diciembre de 2008, emanado de la empresa Servicios Profesionales Colón C.A., que se encuentra en el Hospital General III Colón C.A., por lo que también es cierto que existe un riesgo manifiesto que el demandado no cumpla con sus deberes como padre ya que la obligación alimentaria es el deber de una persona de suministrarle a otra los medios necesarios para la subsistencia, conforme lo establecido en el Artículo 365 de la Ley Orgánica: “La obligación alimentaria comprende todo lo relativo al sustento, vestido, habitación, educación cultural, asistencia y atención médica, medicinas, recreación y deportes, requeridos por el niño y por el adolescente”. y en virtud que hay que respetar el Principio Rector que constituye el pilar fundamental de todo niño como sujeto de derechos como lo es la Prioridad Absoluta donde hay que atender prioritariamente antes que nada, las necesidades y derechos básicos de los niños, porque simplemente el niño esta primero, es por lo que se acuerda sentenciar la presente causa, de conformidad a lo establecido en el Artículo 3 de la Convención sobre los Derechos del Niño, que dice expresamente: “En todas las medidas concernientes a los niños, que toman las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los Tribunales, las autoridades administrativas o los órganos legislativos, una consideración primordial a que se atenderá será el interés superior del niño”, ya que la premisa fundamental de la doctrina de la Protección Integral es el Principio del Interés Superior del Niño, es por ello que debe sentenciarse la presente causa, ya que se ha hecho ilusoria la obligación de manutención del demandado de autos, se pasa a sentenciar la presente causa, así se decide.-

Finalmente, es necesario observar que uno de los principales derechos de los niños y adolescentes es el dispuesto en el artículo 30 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente, que textualmente reza: “Derecho a un nivel de vida adecuado. Todos los niños y adolescentes tienen derecho un nivel de vida adecuado que asegure su desarrollo integral. Este derecho comprende, entre otros, el disfrute de: a) alimentación nutritiva y balanceada, en calidad y cantidad que satisfaga las normas de la dietética, la higiene y la salud; b) vestido apropiado al clima y que proteja la salud; c) vivienda digna, segura, higiénica y salubre, con acceso