Sent. Int de Causas No. 111

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
TRIBUNAL DE PROTECCIÓN DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES
DE LA CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL DEL ESTADO ZULIA
SALA DE JUICIO-JUEZ UNIPERSONAL Nº 3

Maracaibo, 24 de Mayo de 2011
201° y 152°

Este Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, por cuanto de un estudio minucioso de las actas que conforman el presente expediente se evidencia que por un error involuntario de este despacho, al momento de pronunciarse sobre la admisión de la presente solicitud de Revisión de Régimen de Convivencia Familiar, lo hizo de conformidad con lo establecido en los artículos 341 del Código de Procedimiento Civil (en adelante CPC), en concordancia con los artículos 514 y 516 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente (en adelante LOPNA 1998), pasa a resolver previa las siguientes consideraciones:
Consta en actas que en fecha 10 de mayo de 2011, el tribunal admitió la demanda y ordenó la citación del demandado de autos de conformidad con lo establecido en los artículos 514 y 516 de la LOPNA (1998) y la notificación de la Fiscal Especializada del Ministerio Público con Competencia en el Área de Protección de Niños, Niñas, Adolescentes y Familia.
En fecha 19 de mayo de 2011, fue agregada al expediente la boleta de notificación practicada a la Fiscal Trigésima Especializada del Ministerio Público, la cual riela al folio 15.
En fecha 23 de mayo de 2011, fue agregada al expediente la boleta de notificación de la ciudadana Ytala Carolina Nava Sarcos, en su condición de demandada en el presente juicio, la cual riela al folio 17.
Ahora bien, el procedimiento de Revisión de Régimen de Convivencia Familiar (anteriormente Visitas) en la LOPNA (1998) aplicable rationae tempore por mandato del artículo 680 de la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (en adelante LOPNNA 2007), no tiene un procedimiento determinado tal y como se observa en el artículo 387 de la LOPNA (1998), que prevé “El régimen de visitas debe ser convenido de mutuo acuerdo entre los padres, oyendo al hijo, de no lograrse dicho acuerdo o si el mismo fuese incumplido reiteradamente afectándose los intereses del niño o adolescente, el Juez, en atención a tales intereses, actuando sumariamente, previos los informes técnicos que considere convenientes y oída la opinión de quienes ejerzan la guarda del niño o adolescente, dispondrá el régimen de visitas que considere mas adecuado”. por tratarse de un modo de proceder expedito, breve y sumario queda claro que no es de obligatorio cumplimiento o aplicación la orden de comparecencia de la parte demandada mediante boleta de citación, pues su emplazamiento es para la celebración de un acto conciliatorio entre las partes y en presencia del Juez, por ser estas las primeras llamadas a resolver las controversias suscitadas por las instituciones familiares de los hijos habidos en la relación, y de no haber acuerdo la demandada debe contestar la solicitud indicando las defensas y excepciones a que hubiere lugar. La inasistencia al acto conciliatorio no acarrea ningún tipo de sanción procesal a la parte demandada, por la misma naturaleza del asunto.
Por otra parte, es necesario dejar claro que el derecho a mantener relaciones personales y contacto directo con el padre y la madre previsto en el artículo 27 de la LOPNNA (2007), derecho que sólo esta limitado por el interés superior del niño; en consecuencia, en este tipo de procedimientos la finalidad principal es verificar si la convivencia familiar atenta contra el interés superior, caso contrario, resulta procedente la fijación del régimen de convivencia familiar que se adapte a la dinámica familiar, entendido como el espectro de ejercicio del derecho, sino el espectro de aplicación en virtud de que es un derecho reciproco entre el progenitor no guardador y del hijo para convivir, por lo cual se discute únicamente según las circunstancias de hecho y de derecho que, puedan demostrar las partes en el juicio que tan amplio o restringido puede ser el régimen a fijar. Situaciones estas que serán demostradas en la articulación probatoria que el Tribunal debe abrir en caso de así ser exigido por el proceso para poder fijar el régimen mas acorde a las partes, escuchando la opinión del niño y los señalamientos de los padres.
En este orden de ideas y una vez aclarado el procedimiento acorde para este tipo de asuntos, considera necesario este Juzgador enmendar el error incurrido al momento de la admisión de la demanda, para lo cual procede en este estado a tomar medidas necesarias para reestablecer el debido proceso, en consecuencia resuelve:
Con la finalidad de garantizar el debido proceso y el derecho a la defensa previstos en el artículo 49, ordinal primero, de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CNRBV), así como, legalmente en el artículo 15 del CPC, que establece: “los Jueces garantizarán el derecho a la defensa, mantendrán a las partes en los derechos y facultades comunes a ellas, sin preferencias ni desigualdades y en los privativos de cada una, las mantendrán respectivamente, según lo acuerde la Ley a la diversa condición que tengan en el juicio, sin que puedan permitir ni permitirse ellos extralimitaciones de ningún género”; y actuando de conformidad con lo establecido en el artículo 211 del CPC, que prevé: “no se declarará la nulidad total de los actos consecutivos a un acto irrito, sino cuando éste sea esencial a la validez de los actos subsiguientes o cuando la Ley expresamente preceptué tal nulidad, en estos casos se ordenará la reposición de la causa al estado correspondiente al punto de partida de la nulidad y la renovación del auto irrito”, debe subsanar lo sucedido a través de la reposición de la causa con la finalidad de restablecer el orden jurídico infringido y resguardar el debido proceso y el derecho a la defensa de la parte demandada, por ser materia de orden público. Así se declara.
En este sentido, este Tribunal resuelve REPONER la causa al estado de admitir nuevamente la presente demanda, dejando sin efecto todas las actuaciones realizadas por este Tribunal desde el de admisión de fecha 10 de mayo de 2011, con excepción de la notificación practicada a la Fiscal Trigésima Segunda Especializado del Ministerio Público a quien se acuerda notificar de la presente resolución.
En este orden de ideas este Tribunal resuelve:
1) Admitir la presente demanda contentiva de Revisión de Sentencia de Régimen de Convivencia Familiar, incoada por el ciudadano Rubén Gerardo Ríos Sánchez, portador de la cédula de identidad No. V-14.005.044, en contra de la ciudadana Ytala Carolina Nava Sarcos, portadora de la cédula de identidad No. V 14.863.373, de conformidad con lo establecido en el artículo de 387 de la LOPNA (1998) y 177 parágrafo cuarto literal “d” ejusdem, por cuanto ha lugar en derecho, por no ser contraria al orden público, a las buenas costumbres y a ninguna disposición expresa en la ley.
2) Notificar a la ciudadana Ytala Carolina Nava Sarcos, portadora de la cédula de identidad No. V 14.863.373, a los fines de que comparezca al segundo (02) día de despacho siguiente a la constancia en autos de su notificación, con el objeto de celebrar en presencia del Juez de este Tribunal a las diez (10:00 a.m.) de la mañana, la conciliación entre las partes intervinientes en el presente procedimiento de Revisión de Sentencia de Régimen de Convivencia Familiar, intentado por el ciudadano Rubén Gerardo Ríos Sánchez, portador de la cédula de identidad No. V-14.005.044, en beneficio del niño XXXXXXXXX de ocho (8) años de edad, advirtiéndole que en caso de no llegar a ningún arreglo judicial, debe proceder ese mismo día a dar contestación a la demanda, proponiendo todas las defensas y excepciones a que hubiere lugar.
3) Ordena Notificar a la ciudadana Fiscal Trigésima Segunda del Ministerio Público Especializado con competencia en el área de Protección de Niños, Niñas, Adolescentes y Familia de la circunscripción judicial del Estado Zulia, de la presente resolución.
4) Oír la opinión del niño XXXXXXXXX de ocho (8) años de edad, de conformidad con lo establecido en el artículo 80 de la LOPNNA (2007). Así se decide.
El Juez Unipersonal Nº 3 (Provisorio)

Abg. Gustavo Villalobos Romero. La Secretaria.

Abg. Carmen Vilchez

En la misma fecha, siendo las once de la mañana, previo cumplimiento de las formalidades de ley, se dictó y publicó la anterior sentencia interlocutoria de causas, quedando anotada bajo el No. 111, en la carpeta de sentencias interlocutorias llevada por este Tribunal y se libro boleta de notificación. La Secretaria.

Exp. 18552
GAVR/Vicky