LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA


EN SU NOMBRE:

EL JUZGADO SUPERIOR CUARTO DEL TRABAJO DE LA CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL DEL ESTADO ZULIA
Maracaibo, Martes (08) de Enero de 2013
202º y 153º
ASUNTO: VP01-R-2012-000661

PARTE DEMANDANTE: JESUS ALBERTO AVILA MORALES, venezolano, mayor de edad, titular de la cédula de identidad No. 16.456.861, domiciliado en esta ciudad y Municipio Maracaibo, Estado Zulia.

APODERADOS JUDICIALES DE LA
PARTE DEMANDANTE: LUIS VALERO y CRILEN STRANO, abogados en ejercicio, inscritos en el Instituto de Previsión Social del Abogado (INPREABOGADO) bajo los Nos. 108.561 y 79.868, respectivamente, de este domicilio.

PARTE DEMANDADA: ORGANIZACIÓN NACIONAL DE SEGURIDAD INTEGRAL, C.A. (ONSEINCA), inscrita por ante el Registro Mercantil Tercero de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, en fecha 13 de Noviembre de 1998, bajo el No. 27, Tomo 60-A.

APODERADOS JUDICIALES DE LA
PARTE DEMANDADA: TUBALCAIN BRAVO, GREGORIO GOMEZ Y JESUS ANTONIO RIPOLL, abogados en ejercicio, inscritos en el Instituto de Previsión Social del Abogado (INPREABOGADO) bajo los Nos. 40.730, 112.235 y 64.780, respectivamente, de este domicilio.

PARTE RECURRENTE EN
APELACIÓN: PARTE DEMANDADA (ya identificada).

MOTIVO: ACCION MERO DECLARATIVA.


SENTENCIA DEFINITIVA:

Subieron los autos ante este Juzgado Superior, en virtud del Recurso de Apelación interpuesto por la parte demandada, a través de su apoderado judicial, el profesional del derecho JESUS ANTONIO RIPOLL, en contra de la decisión dictada en fecha ocho (08) de Noviembre de 2012, por el Juzgado Cuarto de Primera Instancia de Juicio del Circuito Laboral de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, en el juicio que sigue el ciudadano JESUS ALBERTO AVILA en contra de la Sociedad Mercantil ORGANIZACIÓN NACIONAL DE SEGURIDAD INTEGRAL C.A, Juzgado que mediante sentencia definitiva declaró: CON LUGAR LA DEMANDA.

Contra dicho fallo, se ejerció –como se dijo- Recurso Ordinario de Apelación por la parte demandada, cuyo conocimiento correspondió a esta Alzada por los efectos administrativos de la distribución de asuntos.

Celebrada la audiencia de apelación, oral y pública, se dejó constancia de la comparecencia a ese acto de la Representación Judicial de la parte demandada recurrente a través de su apoderada judicial, quien adujo que el 08 de noviembre de 2012, se intentó el juicio de acción mero declarativa para determinar la unidad económica entre dos empresas, que se tomó en cuenta un expediente donde el demandante ejerció acción en contra de la empresa SENAZUCA, luego de transcurrir un año se intentó la acción en contra de la empresa ONSEINCA, se omitieron las pruebas del expediente, que la Jueza violentó la apariencia de las normas, el debido proceso de una de las demandadas, que el actor debió demandar a SENAZUCA; que se celebró transacción después de la relación laboral, señala el porqué el actor dejó transcurrir tanto tiempo, que en el año 2011, en el mes de junio vendió las acciones de SENAZUCA, por lo que no existe unidad económica no hay nada que una a estas empresas; solicitando en consecuencia, se declare con lugar el recurso de apelación y sin lugar la demanda. Del mismo modo la Representación Judicial de la parte demandante a través de su apoderado judicial, adujo que al actor se le ha faltado el respeto y se le sigue faltando, que se intentó la acción mero declarativa en cuatro (04) instancias judiciales y cinco (05) con la de hoy, que la demandada fue condenada por 400 mil bolívares, y los terminó pagando PETROBAS, que la patronal alega un litis consorcio pasivo necesario y le quiere imponer la carga al actor, que si se hace uso racional al derecho a la defensa, la demandada debió llamar como tercero a PETROBRAS y no lo hizo, con respecto a las supuestas ventas de acciones es un hecho nuevo, son ventas notariales y no registrales, es un contrato entre terceros y no tienen carácter de documentos públicos, impugna las ventas de acciones; solicitando en consecuencia, se confirme el fallo apelado.

Oídos los alegatos de las partes en la audiencia de apelación, oral y pública celebrada, y habiendo dictado el dispositivo del fallo en forma oral, pasa esta Juzgadora a analizar el fondo de la controversia y en consecuencia, a motivar el fallo escrito, en base a las siguientes consideraciones:

FUNDAMENTOS DE LA DEMANDA:

Adujo la parte actora, que en fecha 11-08-2004, comenzó a prestar sus servicios personales subordinados, directos y de naturaleza laboral para la empresa SERENOS NACIONALES ZULIA, C.A. (SENAZUCA), desempeñando el cargo de Oficial de Seguridad, consistiendo dichas funciones en vigilar, resguardar y proteger los bienes muebles e inmuebles que se le encomendaban y que por lo general eran propiedad de las empresas contratantes del servicio de vigilancia que ofrecía la patronal para la cual trabajaba, pues el objeto de la sociedad mercantil antes mencionada, es el resguardo y vigilancia de bienes y propiedades privadas, teniendo un horario de trabajo nocturno comprendido entre las 6:00 p.m. a 06:00 a.m. Que debido a la asignación que se le encomendó de prestar sus servicios como oficial de seguridad de un pozo operado por la empresa PETROBRAS, siendo las 08:30 a.m. del día 18-09-2004, se percató de la existencia de un vehículo sospechoso que rondaba dichas instalaciones, de modo que al avistarlo, procedió, como medida preventiva a introducir un cartucho en la escopeta que se le había asignado, con la mala suerte que al cerrar el arma se disparó sin que hubiese incurrido en negligencia, ni impericia, dado que sabe manipular armamentos de guerra, por cuanto prestó sus servicios en la Fuerza Armada Nacional. No obstante, el disparo provocó una herida en su pierna izquierda, específicamente en la rodilla, produciéndole los perdigones, una perforación que le causó mucho dolor y la posterior y definitiva pérdida de la movilidad en esa rodilla. Que comenzó un juicio por el accidente de trabajo sufrido por su persona al cual se le asignó el No. VP01-L-2009-1547. Que en fecha 04-08-2009 comienza la audiencia preliminar la cual concluye el día 22-09-2009, pues como siempre la patronal se negó rotundamente a otorgarle cualquier indemnización por su accidente de trabajo por cuanto a su decir, su causa estaba prescrita; llegando así al juicio oral, que se realizó el 28-01-2010, siendo declarado Parcialmente Con Lugar, condenándose a la patronal al pago de una cantidad de dinero por concepto de indemnizaciones de tipo laboral. Que ambas partes apelaron y en fecha 04-03-2010 se celebró la audiencia de apelación ante el Tribunal Superior Cuarto del Trabajo de este mismo Circuito Judicial Laboral, el cual igualmente sentenció Parcialmente Con Lugar la demanda, pero esta vez condenando a la patronal al pago de una suma mayor de bolívares. Que con dicha sentencia la patronal ejerció Recurso de Casación y en fecha 07-04-2011, la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia declaró sin lugar el recurso confirmado la sentencia dictada, y condenó a la empresa al pago de costas y gastos procesales por resultar perdidosa en dicho recurso. Que sus abogados continuaron con el proceso y en fecha 07-03-2012 solicitaron que la causa se pusiera en estado de ejecución voluntaria, cuestión que acordó el Tribunal en fecha 08-03-2012; luego en fecha 14-03-2012 solicitaron el decreto de ejecución, el cual se acordó el 15-03-2012. Posteriormente, el 15-05-2012, el Tribunal de la causa se trasladó hasta la sede de la patronal SENAZUCA, encontrándose que en dicho inmueble ya la empresa no tiene allí establecido su domicilio fiscal, de acuerdo a lo establecido en el artículo 32 del Código Orgánico Tributario; que estando allí un vigilante de la empresa ONSEINCA, le impidió el acceso al Tribunal, situación que llama la atención pues todo hace presumir que la misma está intentando eludir y burlar las obligaciones de tipo laboral, esto es, el pago de las indemnizaciones a la que fue condenada, tan es así, que se desconoce donde está ubicada la misma en los actuales momentos, hallándose en la imposibilidad material de ejecutar el fallo que en esa causa se dio a su favor y en la peligrosa tentativa que se haga ilusoria la pretensión. Que del mismo modo, en el Registro Mercantil Primero donde está registrada la empresa SENAZUCA, expediente No. 61.165, no existe en las actas de asambleas, ninguna información que le permita localizar a la empresa condenada al pago de las indemnizaciones correspondientes, ni mucho menos consta el cambio de domicilio, o la declaratoria del SENIAT, y la empresa no ha tenido actividad económica en un ejercicio fiscal posterior, razón por la cual se está a su decir, ante la presencia de un fraude procesal cometido por la empresa condenada en su contra. Que en este caso en particular, existen circunstancias que encuadran perfectamente en la definición de grupo de empresas y/o unidad económica, que evidencia a todas luces que las empresas SERENOS NACIONALES ZULIA, C.A. (SENAZUCA) y ORGANIZACIÓN NACIONAL DE SEGURIDAD INTEGRAL, C.A. (ONSEINCA), constituyen lo que en la doctrina y legislación nacional han denominado unidad económica o grupo de empresas. Que la empresa ORGANIZACIÓN NACIONAL DE SEGURIDAD INTEGRAL, C.A. (ONSEINCA) fue inscrita en el Registro Mercantil Tercero de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, en fecha 30-11-1998, bajo el No. 27, tomo 60-A (expediente No. 24.685). Que actualmente su vicepresidente y accionista mayoritario es el ciudadano OVELIO DE JESUS SALON, quien adquiere por compra la mayoría de las acciones de la referida empresa, todo lo cual se evidencia del Acta de Asamblea General Extraordinaria de Accionistas celebrada el día 24-03-2006, quedando anotada bajo el No. 42, tomo 73-A de dicha oficina registral. Que el antes mencionado ciudadano es exactamente el mismo que preside SERENOS NACIONALES ZULIA, C.A. (SENAZUCA), y que según su decir, aquí encontramos un elemento existencial del grupo que es “accionistas con poder decisorio”. Que ambas empresas tienen identidad de objeto, es decir, resguardo y vigilancia de bienes y propiedades de empresas públicas o privadas contratantes del servicio suministrado por las mismas, que según su decir, se evidencia de las actas que acompañan de cada una de las empresas las cuales rielan insertas en los expedientes Nos. 24.685 (ONSEINCA) y 61.115 (SENAZUCA) de los Registros Mercantiles Tercero y Primero respectivamente de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, y que ello configura otro elemento existencial: Desarrollo en conjunto de actividades que evidencien su integración. Que ambas han sido reiteradas veces en procesos instaurados en contra de las referidas Sociedades Mercantiles representadas por el mismo abogado, de acuerdo a lo evidenciado en los expedientes que se encuentran en este Circuito Laboral signado con las nomenclaturas: VP01-L-2008-1388 (SENAZUCA) VP01-L-2010-1662 (ONSEINCA). Que el antes mencionado caso constituye un precedente judicial en la presente causa ya que en fecha 19-05-2011 el Tribunal Superior Segundo del Circuito Judicial Laboral de la Cir